viernes, 16 noviembre 2018

El Cultivo de la Vid

E-mail

 

La vid es una planta con flores, esto es, una angiosperma, de la clase de las dicotiledóneas, de la subclase con flores más simples. La vid es un arbusto constituido por raíces, tronco, sarmientos, hojas, flores y fruto. Ya se sabe que a través de las raíces se sustenta la planta, mediante la absorción de la humedad y las sales minerales necesarias, y que el tronco y los sarmientos son meros vehículos de transmisión por los que circula el agua con los componentes minerales.


vinedosLa hoja con sus múltiples funciones es el órgano más importante de la vid. Las hojas son las encargadas de transformar la sabia bruta en elaborada, son las ejecutoras de las funciones vitales de la planta: transpiración, respiración y fotosíntesis. Es en ellas dónde a partir del oxígeno y el agua, se forman las moléculas de los ácidos, azúcares, etc. que se van a acumular en el grano de la uva condicionando su sabor.


Esa sustancia verdosa llamada clorofila es la encargada de captar de los rayos del sol la energía suficiente para llevar a cabo todos estos procesos.  La vid prospera bien entre los 11 y 24º C, habiendo variedades que se adaptan bien a temperaturas más bajas y otras a temperaturas más altas. Sin embargo, una temperatura de –15º C, sobre todo si es prolongada y en estación húmeda es mortal para las vides europeas, como así también temperaturas superiores a los 38º C dificultan su fructificación.


El clima templado es el ideal para su desarrollo, la vid no requiere mucho calor para brotar, basta de 9 a 10º C, en cambio para la floración y fructificación requiere una temperatura de entre 18 y 20º C.
 

Los mejores resultados económicos se obtienen cuando a una temperatura adecuada se añade una buena cantidad de luz, la que ejerce una acción preponderante en la elaboración del azúcar.


Los terrenos más adecuados para este cultivo son los sueltos siliceocalizos o calizosiliceos, profundos. Los terrenos en los que predominan limos fuertes y arcillosos son menos propios para la vid, las tierras muy ricas en humus, fertilísima, son las menos aptas.


La vid da sus más preciados productos en terrenos ondulados, algo quebrados, en laderas mejor que en llanos. La vid se reproduce sexualmente por semillas y se multiplica vegetativamente por estacas, acodos e injertos. La reproducción sexual o por semillas solo le interesa al genetista para la obtención de nuevas variedades híbridas.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos